jueves, 3 de marzo de 2016

Olé, olé, olé, olé, Bowie... Bowie...



"¡No me importa lo que digan, lo que digan los demas, yo te sigo a todas partes, cada vez te quiero mas!" Canción de tribuna de cancha de fútbol argentino, adaptable al caso de marras. Se nos fue hace poquito David Bowie, como se van todos los mortales por singulares que sean (¿los artistas geniales no van al baño, acaso?) Me quedan sus discos y eso me basta. Fue un artista total, si es que existen los artistas totales. Rockero y millonario, contradicción habitual de los tiempos que corren (¿porqué estos seres tan sensibles nunca donan sus millones a los pobres?) 

David Robert Jones: capaz de manejarse con vida y marketing meticulosamente calculados, de invadir con éxito circulos artísticos extraños a su arte e inventar modas a partir de aportar la mejor y más avanzada música. Eso es eludir el problema de la mayoría-vendehumo: anteponen estética, poses y efectos especiales al verdadero objetivo de un músico.

Bowie: artista total con facha de inalcanzable, capaz de cambiar la fórmula segura de su último éxito y cambiar por el puro gusto de cambiar. A este homofóbico ni le importó que fueras 'glam' ni andrógino, jaja. Tu arte era exquisito. Horanosaurus. 



  



Algunos temas (escondidos) recomendados por Horanosaurus:

Jump they say (CD “Black tie white noise” 1993)
https://www.youtube.com/watch?v=avJt0SQec0I

I would be your slave (CD “Heathen” 2002)
https://www.youtube.com/watch?v=cCu7cOhGsGs

5:15 The angels have gone (CD “Heathen” 2002)
https://www.youtube.com/watch?v=x11PJA2ukKY
https://www.youtube.com/watch?v=f5r6mkFWAXY

Thursday child (CD “Heathen” 2002)
https://www.youtube.com/watch?v=8S227FFNwl8








  



CONTACTO VISUAL DEL TERCER TIPO
David Bowie por Richard Coleman (En “Las 50 personas que nos inspiraron en 2013”-Anuario La Nación). Diciembre 2013.

Por alguna razón inescrutable, el artista británico fue acompañando al músico argentino toda su vida. el último guiño se produjo este año, con the Next Day. 

La primera vez fue contacto visual. Una página en una revista Claudia de mi madre, debe de haber sido en 1974. Era una fotografía de un ser de otro planeta, con un ojo de cada color, sin cejas, el pelo cortado muy raro… Perturbadoramente, no se veía si era un hombre o una mujer… En realidad sí se veía, y eso era lo perturbador… “Mamá, ¿que es un andrógino?” David Bowie. Ahí quedó.Un par de años después lo volví a ver, esta vez en un programa de televisión que me dejaban ver los miércoles a la medianoche, The Midnight Special. Era 1976, pero los programas eran viejos. Ahí vi a la banda, todos de plateado (o dorado, la television era en blanco y negro). Claro, ¡lo reconocí! ¡Era el extraterrestre andrógino! Qué impresión… Rock and roll no se trataba sólo de la música: la imagen tenía peso propio. Ya empezaba a entender la idea. Pasó el tiempo (¡los años en escala adolescente son como lustros!) y fui ampliando mis gustos musicales. El rock progresivo fue dejando su huella con King Crimson, y Robert Fripp, su guitarrista, fue uno de mis primeros héroes de la guitarra. En la calle, Fiebre del sábado por la noche, la película con John Travolta y la música disco de Bee Gees, representan al enemigo. ¡Y encima el mundial de fútbol! En una de mis recorridas semanales por la disquería de importados (¡estaba un mes para programar mi próxima compra!), mientras pasaba por todos los discos de la batea, me detuve varias veces en el nuevo álbum de David Bowie. Heroes se llamaba, y en la ficha técnica figuraban Robert Fripp y Brian Eno, otro músico raro, vanguardista, que había hecho un par de discos con Fripp usando loops de cinta magnética en grabadores modificados, razones suficientes para comprar el disco. Pero la imagen... Otra vez la imagen. Esta vez se trataba de un retrato en blanco y negro de Bowie con el gesto de Ultraman en las manos y una pupila más dilatada que la otra, pelo corto, muy austero, campera de cuero cerrada… Todo lo contrario de las melenas y trajes onerosos que abundaban en el rock. Me llevé Heroes sabiendo que era algo especial.¡Ahhh, el olor a disco nuevo! Rompí el celofán con cuidado, por el borde. Cuando lo puse me sentí tremendamente incomódo con lo que escuchaba… y completamente seducido. La introducción de Beauty and the Beast, un crescendo de sonidos extravagantes que desemboca en un inconfundible beat de ¡música disco! ¡el enemigo! Ja. Cuánto aprendí en ese momento, y de ese disco.El disco me gustó tanto, esa voz era tan peculiar, que lo llevaba a todos lados para compartirlo con mis amigos y convencerlos de que no era música disco sino otra cosa. Lejos estaba de imaginar que la traducción que hice de la letra de la cancion Heroes, para que la entendiera una amiga, se iba a transformar en el texto que más canté en mi vida. Y sigo cantando. Ya en 1984 (como otra canción de Bowie, basada en la novela de Orwell), a los 21 años, estábamos armando con mi amigo Gustavo el repertorio de Fricción, nuestra nueva banda, y nos faltaban temas. Gustavo me dice: “¿No querés tocar Heroes, de Bowie? Es fácil!”. Y yo le digo: “Dale, yo tengo por ahí guardada una traducción que hice de la letra, la adapto y sale!”. Llegamos a 2013. Para mi cumpleaños número 50, mi mujer me regala, recién salido, el nuevo disco de Bowie, The Next Day. Lo abro, me quedo sentado al borde de la cama, mirando la tapa y leyendo el título, sosteniendo el objeto. De repente siento que me sube la emoción hasta las lágrimas. La tapa de The Next Day es la misma de Heroes, pero intervenida por un cuadrado blanco que contiene el nuevo título en la tipografía más estándar de computadora. Una genialidad. Lo que no sé es por qué habrán elegido justo Heroes, 35 años después.El próximo día me llega cuando estoy cumpliendo 50 años y terminando el próximo disco, pensando en el futuro. Por alguna razón, entiendo que Bowie me ha estado acompañado toda la vida. 


Por  Sebastián Ramos. La Nación Espectáculos-Música. 16/01/16.

Por Alejandro Cruz. La Nación Espectáculos-Artes escénicas. 16/01/16.

Por Marcelo Stiletano. La Nación Espectáculos-Cine. 16/01/16.

Por Natalia Trzenko. La Nación Espectáculos-Televisión. 16/01/16.

El músico británico, recientemente fallecido, influyó como pocos en la industria de la moda. 
Por Javier Arroyuelo. La Nación Revista 31/01/16.

BONUS TRACK: David Bowie y Blade Runner


Por Pablo Plotkin. La Nación Sábado 13/05/17. "He visto cosas que ustedes no creerían. Naves de combate en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir."

Este pequeño discurso, conocido como el "Tears in Rain Monologue" o el "C-Beams Speech", tiene su propia entrada en Wikipedia y le resultará familiar a cualquier fan de Blade Runner, la película de 1982 de Ridley Scott -basada en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick- que este año tendrá su secuela, Blade Runner 2049. Son palabras que dice Roy Batty, último sobreviviente en la tierra de una casta evolucionada de "replicantes" bautizada Nexus 6, robots sublevados de apariencia humana perfecta. El ex policía Rick Deckard (Harrison Ford) tiene la misión de "retirar" a los Nexus, y en el clímax suicida de la película, en esa Los Angeles 2019 -lluviosa, nocturna, tóxica, fluorescente, inorgánica, pospunk, irremediablemente china-, el androide emite su propio epitafio, uno de los parlamentos más bellos de la historia del cine.

David Bowie -protagonista de la gran muestra de fotos de Mick Rock que se exhibe en La Rural de Palermo- amaba Blade Runner, y a la vez es imposible no advertir en la estética del film la influencia de Ziggy Stardust, el alien que cayó a la Tierra en la forma de estrella de rock y que dedicó sus últimos cinco años de vida a difundir en nuestro planeta un mensaje de amor y paz.

La replicante Pris, por ejemplo, esa especie de Siouxsie montada en la corporación Tyrell, se vería de manera muy diferente de no haber existido Stardust. Casualmente o no, Bowie y Roy Batty llegaron al mundo el mismo día: el artista nació el 8 de enero de 1947, y el humanoide tuvo su "incepción" el 8 de enero de 2016, apenas tres años antes de morir bajo la lluvia frente a la mirada hermosamente perpleja de Harrison Ford.

El 16 de enero de 1985, durante una tormenta de nieve en Londres, un paciente psiquiátrico se escapó del hospital de Cane Hill, cruzó a la estación Coulsdon South y saltó a las vías justo antes de que pasara el tren. Era Terry Burns, hermano mayor de David Bowie por parte de la madre. En los años de infancia, Terry había sido un referente para David: lo introdujo en Nietzsche, Kerouac, Burroughs y el jazz. Pero en 1956 Terry entró en la Fuerza Aérea Real Británica y fue a prestar servicio al enclave colonial de Adén, donde la Corona trataba de retener el dominio. Después de dos años volvió a casa. Ya no era el mismo, y al tiempo fue diagnosticado de esquizofrenia paranoide.

Al ver de cerca el proceso mental de Terry, Bowie creció con la idea de que su propia cordura estaba siempre en peligro. La salida la encontraría en el arte, en la invención de un mundo propio y en una colección de personajes capaces de ocultarlo y trascenderlo.


Sin embargo, nunca asimiló del todo la locura de su medio hermano. No fue a su funeral; dijo que no quería convertirlo en un show mediático. Mandó, eso sí, un ramo de flores con una nota dirigida a Terry en la que parafraseaba el monólogo trágico del replicante de Blade Runner: "Has visto más cosas de las que nosotros podemos imaginar, pero todos esos momentos se perderán, como lágrimas en la lluvia. Dios te bendiga. David".


No hay comentarios:

Publicar un comentario